Gracias por tu visita

Por ti

Cómo lo sentiste? 
Mi ingenua razón pensó olvidarte,
y el tiempo de no vernos
 reflejó la respuesta 
en  la memoria del intenso recuerdo al tenerte.
Lo evidente no necesita de explicaciones
puedes ver y sentir lo que soy
aquí estoy,
solo mírame a los ojos.

Si me pides justificar mi amor por ti
debes saber que
mi amor es puro.
Me tomo la libertad de amarte de este modo
y ni un  momento podría dudar
 en decirte lo mucho que me haces bien.
Por tu amor lo dejo todo.
Pensar en tu felicidad
y tu existencia me transmite tranquilidad.
Eres todo lo que quiero y necesito.

El romanticismo nos acompaña en cada encuentro inolvidable
no importa lo que digas o hagas
las escusas no pueden con lo que se siente.
Sé que ya lo entiendes, para mi no hay nadie como tú.

Al vernos,
creamos nuestra propia gravedad
sin importar el tiempo ni el espacio,
no existe nadie más a nuestro alrededor.
Y así,
 respiro sobre tu cuerpo
dejando caer mis brazos entre los tuyos.
La manera en que me tocas
eriza mi cuerpo con un calor intenso
 que derrite.
Y bajo tu manto de cálidas caricias que pierden su inocencia,
te entrego mi corazón
 haciendo música al ritmo de un tambor.

Cuando siento tus manos me llenas de tí
y al rozar mi piel te conviertes en la medicina de mi bienestar.
Me desespero por cuidarte y protegerte hasta cuando duermes,
toda mi fortaleza se vuelve frágil cuando estas cerca.

MI DESEO SE DESVELA SINTIÉNDOTE.


                                                                      Flavia.