Gracias por tu visita

Te reto a amarnos

Cómo lo sentiste? 
Cuanto tiempo ya he perdido,
por ese miedo del ¿después que?
Siempre tuviste la iniciativa activa
tus dedos quebrantando en trozos hasta mis huesos
en ese instante que no se esconde el deseo.
Me tiento pero me aterro
 y queda el silencio
rodeado de mis inquietos pensamientos.
Y así,
y así me paralizo 
 y no me animo zarpar en tu cuerpo.

Seduces como arma letal,
tiñes las sábanas de pasión
con movimientos que conquistan mi territorio.
Me acomodas entre tus brazos lentamente,
mientras las vibraciones surgen, 
tu figura no mezquina la atención
y creas un mapa a mi adicta mirada.

Sólo un paso hacia boca deseosa,
sólo un paso hasta el delgado hilo invisible.

Interrumpes mis contradicciones con tus caricias
e impones  romper al  intento.
Me llevas como imán hacia tus labios,
sin defensas se desvanecen los miedos
y me entrego a ese instante de complicidad.
Mis manos con frénesi sujetan las tuyas,
y te reto a amarnos hasta el cansancio
dejando las vueltas, venciendo cadenas,
siendo protagonistas de este juego de seducción.
                                                                           Flavia.