Gracias por tu visita

La habitación entre el orgullo y el perdón

Cómo lo sentiste? 
Pensar que estuve siempre esperando como hoy,
cuando tus deseos iban y venian
no sabias lo que querías.
Me sentí  herida como ahora, 
y  sin embargo aquí estoy 
y me pregunto ¿ Para Qué? 

Dos habitaciones diferentes, 
y un sólo mundo.
Te espero desde el otro lado, 
deseando que el orgullo que te apodera
 alcance el sueño profundo. 
La noche se hace larga, 
 me aturdo en su falso silencio
y despierto mas que  nunca a mi escucha.
 Resuena el tic tac del reloj en la pared, 
 las gotas de la canilla no bien cerradas
 ilusionan que son tus pasos.
Pasan y pasan los minutos
miro de nuevo el reloj 
acostada en el sofá espero
y me pregunto ¿ Para qué? 
El vacío que siente mi pecho es tan grande 
como la casa que habitamos.
La desilusión de pensar que todo hasta ahora tiene un punto final 
me agobia
No hay voces,
 no hay pasos, 
solo yo aun recostada en este blanco sofá.