Gracias por tu visita

Cuando junto estamos

Cómo lo sentiste? 

Tu mirada, tu suspiro, tu piel 
  invitan a la voz a vestirse de silencio.
Tus ganas, tu energía, tu pasión
pronuncian felicidad  y me enriquecen de belleza. 

Lentamente rocias mi cuerpo con tus caricias
 que abrigan el otoño de mi habitación.
Enciendes y despiertas a la viveza
y sin vacilar comienzas a jugar con ella.

Solo tú y yo,
creando magia en cada encuentro
conectando nuestras almas.

No hay resistencia, ni competencia,
no hay tiempo suficiente,
no hay cordura,no hay terceros,
no hay límites,no hay mentiras
 no existe nadie más,
y no hay nada más que decir.

                                                                                                                  Flavia.