Gracias por tu visita

En plena erupción

Cómo lo sentiste? 
La sangre recorre sin medir la temperatura.
Te acercas, vuelves a consquistarme,
quiero dar un paso hacia el costado,
pero la piel se convierte en imán.

Pareces disfrutar de mis gestos,
de mis palabras suaves y suspiros,
que son atravesadas por tus ardiente intensiones,
tu mirada fugaz que me desata. 

Matandome lentamente estas,
tu veneno sabe dulce hasta en pleno dolor.
Mi cuerpo nunca le hace caso al corazón,
y mucho menos la boca al cuerpo.

Siempre termino en tu volcán,
en tu corriente de lava  imparable.
Provocas intensas explosiones en mi,
eres peligrosamente arrasador. 

                                                                                                                                     Flavia