Gracias por tu visita

Ya no puedes volver

Cómo lo sentiste? 




¿Por qué jugamos a hacernos daño?
respiro tu egoísmo machista.

Acto seguido veo tu imagen
esbozo una sonrisa de niña.

Tu inmadurez te ganó en esta partida de ajedrez,
no puedes volver.

Tu estrategia es estar junto a ella
encegueciendo tu corazón.